Estudio del significado

Publicado en por Lic. Susana Sanabria

El significado y el sentido


 

n el esquema de Saussure del signo -una entidad psíquica de dos planos inseparables, como las dos caras de una moneda o una hoja de papel- el significado es el concepto, la idea que se asocia, arbitrariamente, a una imagen acústica que se denomina significante.

Otros esquemas del signo (los de Ogden y Richards, o Ullmann, por ejemplo) presentan una estructura triangular, en la que se ha añadido un tercer elemento, el referente; es decir, la cosa o realidad; pues si bien ésta es exterior al signo, éste sólo existe en cuanto que señala a un referente. Desde este punto de vista, la arbitrariedad radicaría más bien en que un significante designe una cosa, mientras que, por el contrario, la relación entre significante y significado se presenta como necesaria para los hablantes de una lengua.

La significación es la relación existente entre los dos planos del signo lingüístico -o entre dos de los vértices del triángulo-, o sea, entre significante y significado, entre nombre e idea. Fenómenos como la polisemia y la sinonimia, de los que se hablará más adelante, son procesos de significación peculiares. En cuanto a la relación del signo en su integridad con el referente, se denomina designación.


El signo lingüístico adquiere su sentido en las situaciones y contextos más diversos. En las reuniones de jóvenes, por ejemplo, se manifiesta con gran intensidad.

La lengua es el inventario de los signos, donde éstos se encuentran a disposición de los hablantes.

Un punto de vista opuesto consiste en definir el significado a partir del uso de los signos. Así se ha dicho que el significado es el uso mismo, esto es, aquello para lo que se haga servir un signo en un proceso concreto de comunicación. Palabras como "desastre"ante un terremoto o ante un examen, expresiones como "buenos días"pronunciadas un frío día de enero, poseen efectivamente un significado que parece proceder no de un sistema de valores previamente inventariado, sino de una diversidad de situaciones de elocución que determinan usos variados.

Ambas clases de definiciones pueden, seguramente, conciliarse si se entiende que los signos poseen un significado en la lengua, el cual necesariamente se realiza en el habla; aquí, en el acto lingüístico individual y concreto, el significado se convierte en sentido.

 

La situación y el contexto 

                                                                                                                                      

 

Dos conceptos esenciales en relación con el significado de las palabras y enunciados son los de situación y contexto. Aunque para algunos teóricos estos términos son sinónimos, parece más adecuado --como ya se dijo-- utilizarlos para designar, respectivamente, el conjunto de circunstancias extralingüísticas (situación) y lingüísticas (contexto) que, de una parte, fuerzan al emisor a elegir y usar los signos necesarios y, de otra, permiten al receptor interpretarlos coherentemente; es decir, que proporcionan sentido a un significado.

 

 

etnia_situacion.jpg


Los papeles sociales, la tradición cultural o la pertenencia a un grupo

específico forman parte, entre otros, de los niveles de situación y contexto.

 

Pueden distinguirse varios niveles de situación, cuyo análisis muestra la complejidad del mundo en que la comunicación se produce. Así, forman parte de la situación:

 

  • Las cosas y personas inmediatamente a la vista de quienes hablan.
  • Los estados de cosas empíricamente conocidos por los habitantes.
  • El lugar y el momento en que se habla.
  • Las relaciones entre interlocutores: papeles sociales, intención y expectativas de cada uno en relación con los otros, pertenencia a grupos específicos, etc.
  • El repertorio de usos que asignan a la lengua los hablantes.
  • El conjunto de circunstancias históricas que condicionan el momento en que se habla.
  •  La tradición cultural (valores, creencias) de la comunidad.

 

Cuando las diferentes situaciones se verbalizan, se convierten en contexto de un signo: el contexto de una palabra es el enunciado del que forma parte; el del enunciado es el texto, como unidad total de comunicación.

 

La situación y el contexto son determinantes para resolver la virtualidad polisémica de la lengua y para seleccionar los significados denotativos y connotativos de los signos.


Recuerda una situación en la que intentaras explicar o definir algo  a alguien y  no te entendían.

¿Qué factores pudieron influir para que la comunicación del mensaje no se lograra efectivamente?

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post